¿Sabías que algunas sustancias presentes en frutas como los cítricos u hortalizas pueden trasportar electricidad?
¡Apuesto a que nunca te imaginaste que con ellos podrías crear baterías naturales!
¡Vamos a probarlas!

¿Qué pudiste observar al conectar la lamparita? ¿Podés arriesgar un porqué? El conjunto que armamos es una batería (¡sí, una pila!). Allí una reacción química hace que entre los metales se libere energía eléctrica.
El diseño de la pila hace que la energía química de los metales y el jugo de la fruta se convierta en energía eléctrica. De esta forma se enciende la lamparita. ¿Qué pasará si interrumpimos el circuito desconectando uno de los limones?